martes, 22 de marzo de 2011

LOS SWAPS


Para esta semana he elegido el tema de los swaps, una palabra algo extraña que muchos pueden confundir con el juego Tropical Swaps, pero no, en este momento nos referimos al término estrechamente ligado al mundo financiero, y por tanto, también a nuestra asignatura. Para comenzar, veo lógico que nos preguntemos qué es eso de los swaps, pues bien, mi post intentará resolver todas vuestras dudas por medio de algunas preguntas básicas que detallan la información acerca de este concepto. 

Concepto: ¿Qué son los Swaps? 


La definición más completa que he podido encontrar es la que define un swap como “un contrato financiero entre dos partes que acuerdan intercambiar flujos efectivos de caja sobre un cierto principal a intervalos regulares de tiempo durante un periodo dado”. También se dice que son “contratos a medida”, u OTC (Over The Counter), porque tienen el fin de establecer necesidades específicas de aquella persona que firma el contrato.

¿Para qué se utilizan? 



Los swaps se utilizan con el objetivo de mitigar y administrar los riesgos de las tasas de interés, los tipos de cambio, e incluso en algunos casos se utiliza para reducir el riesgo de crédito. Para llevar a cabo esta reducción de riesgos, es necesario llevar a cabo la medición y determinación del precio de cada uno de los subyacentes (es decir, la tasa de interés, el plazo, la moneda y el crédito). El tipo de swap que se da de manera más habitual es el de tasas de interés, por el que se intercambian flujos de intereses en una misma moneda en ciertas fechas definidas con anterioridad. Un swap de moneda extranjera operaría igual, salvo que el intercambio de los flujos de interés se realiza sobre las dos monedas. 




¿Cuál es el fundamento de los swaps? 


Su principal punto de apoyo es la ventaja competitiva de la que hacen disfrute ciertos participantes de algunos mercados, esto quiere decir, que existen individuos capaces acceder a determinadas divisas y a tipos de interés con cierta ventaja con respecto al resto del mercado.

¿Cómo funcionan los swaps? 


Para explicar este apartado, me guiaré por un ejemplo que encontré en una página web, y que, aunque no es relativo a nuestro país (se trata de un ejemplo relativo a la economía chilena), nos servirá, o eso espero, para entender su funcionamiento:


En este ejemplo, se ve claramente cómo la Empresa A asume una tasa del 9%, del LIBOR más el 1% de diferencial, para evitar así posibles subidas de la tasa fluctuante. 

Clasificación de los swaps: 


Como todo concepto que se precie comprende en su interior diferentes tipos de subconceptos, en este caso se trata de los distintos tipos de swaps que existen:

  • El primero que trataremos será el Swap de Tipos de Interés, que aparte de ser el más común, pretende generar mayor liquidez a una de las partes involucradas en el contrato. Así, una parte de la transacción se compromete a pagar a la otra, un tipo de interés fijado sobre un nominal, ambos fijados con anterioridad. Del mismo modo, la segunda parte paga a la primera, un tipo de interés variable sobre el mismo montante. 
  • El segundo tipo de Swap que veremos será el Swap de divisas, que simplemente es una variante del anterior, en el que al nominal se le aplican tipos de dos mercados diferentes. Este tipo de operaciones permiten romper las barreras de entrada en los mercados internacionales, evitando tener que desplazarte al mercado en cuestión para negociar. 
  • Swaps sobre materias primas, muy beneficiosos para las empresas ser sector manufacturero, que les ha hecho posible generar mayor liquidez. En esta operación, una parte realiza un pago a un precio fijo por unas cantidades de materia prima, la segunda parte le paga a ésta, un precio variable por cierta cantidad de materia prima que puede ser igual a la anterior o diferente. Por medio de este swap, las empresas evitan riesgos de crédito, asumiendo solo riesgos de mercado. Como simple apunte diré que los riesgos los veremos más adelante. 
  • Los Swaps de índices bursátiles permiten intercambiar el rendimiento del mercado de dinero, por el rendimiento de un mercado bursátil. 
  • El último tipo que veremos serán los Swaps Macro-económicos, que permiten intercambiar fijos por fijos variables, calculados en base a un índice macro-económico, como puede ser el PNB (Producto Nacional Bruto) o la Tasa de Inflación. Esto permite moderar los efectos de las recesiones económicas sobre las Administraciones Publicas y sobre los resultados de algunos sectores productivos.

Riesgos asociados a los Swap: 


Como toda operación financiera, los swaps tiene sus riesgos, y a continuación nombraremos algunos de ellos:

  • El Riesgo de Base es el más común debido a que muchas empresas que utilizan este contrato no lo obtengan en la moneda en que está expuesta, y en cambio utiliza una divisa relacionada. 
  • El Riesgo de Crédito aumenta cuando existen diferentes monedas, y se refiere al momento en que una de las partes no cumpla con sus obligaciones. 
  • El Riesgo de Reinversión, que se deriva del anterior, se da cuando se producen cambios en las fechas de pago. 
  • Riesgo de Tipo de Cambio: Se da especialmente en el caso de los swaps de divisas, ya que se paga más de la propia moneda o de otra cualquiera para adquirir el mismo montante que se acordó. 
  • El Riesgo soberano puede darse cuando el Gobierno de un país impide que la conversión de su moneda nacional en cualquier otra extranjera, así, una de las partes se verá afectada por esta restricción. 
  • El Riesgo de no coincidencia de necesidades puede darse cuando algunas de las dos partes participantes del contrato no tenga la necesidad opuesta a la del primero. Esto puede darse con respecto a la frecuencia de pagos, a la duración del acuerdo, etc.

Algunas noticias relacionadas:


  Visto para sentencia el juicio por el ‘swap’  

31/03/2011 00:00 
La gijonesa Mercedes Canal se enfrentó ayer en los tribunales al Banco Santander, para solicitar la anulación de lo que se conoce como un swap hipotecario. Según el abogado de la afectada, Marcelino Tamargo, durante el juicio quedó “acreditado” que la particular había firmado el swap creyendo que se trataba de un seguro para evitar la subida de los tipos de interés.
“No tiene nada que ver lo que ella creyó contratar, de lo que realmente contrató, y eso quedó claro”, señaló Tamargo, quien ya acumula 30 sentencias favorables por este tipo de supuestos delitos cometidos por entidades bancarias.
Canal, que denuncia un cobro de 6.000 euros de más de lo que tenía que haber pagado al banco, solicita la anulación del contrato bancario. Asimismo, durante el juicio se demostró que el producto contratado por la afectada no pertenecía al Banco Santander, sino a un mayorista de la entidad financiera.
“El Santander compra esos productos para revenderlos a sus clientes”, apuntó Tamargo, quien confía en que la resolución judicial sea pronta y favorable.
El juicio, que tuvo lugar en el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Gijón, presidido por el magistrado Juan Carlos Llavona, contó con la presencia de más afectados, provenientes de diferentes puntos de España.
“Tenemos esperanza puesto que en el contrato no aparece ninguna cláusula que especifique que existe un coste por la cancelación del producto”, añadió Marcelino Tamargo.

                                                                              Patricia López Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada